Sgto. Pepper’s The Lonely Hearts Club Band

Sonia Linacero//

Sgto. Pepper’s The Lonely Hearts Club Band No es una portada más. Es la portada por excelencia. Hasta el momento de editarse en 1967, las cubiertas de los discos eran simples envoltorios, y con esta pasaron a ser manifestaciones artísticas con historias implícitas. La diseñaron Peter Blake y Robert Fraser.

Un breve repaso:

Portada de Sgt. Peppers de The Beatles

Portada de Sgt. Peppers de The Beatles

Los Beatles eran conscientes de la influencia que generaban en la sociedad durante los sesenta. Marcaban tendencias y eran referentes culturales entre generaciones. El disco supuso un cambio de rumbo del grupo. Agotados de las giras y de la presión de la Beatlemanía, decidieron comenzar una etapa de evolución tanto personal como profesionalmente. Pusieron fin a las giras en directo, experimentaron con otros sonidos y experiencias, otra filosofía personal,… Los cuatro Beatles cambiaron su aspecto de manera radical, se dejaron patillas y bigote, creció su pelo y se adentraron en la cultura hippie. Salieron del sobrio traje negro y corbata, para llenar de color su nueva indumentaria, más psicodélica.

Tras un breve descanso, reaparecieron con este disco, cuya carátula era un ‘collage’ de un boceto de Paul. La composición está llena de simbolismos a través de las imágenes, metáforas, paralelismos y dobles significados que esconde. La portada en sí es un alter ego de sí mismos, representados en una nueva banda, ficticia, la de los Corazones Solitarios, vestidos como sargentos con uniformes del Ejército de Salvación. Como queriendo desprenderse de lo que habían sido siempre, despegarse de su fama, traspasándosela a esa banda de alter egos para empezar una nueva etapa. Ellos mismos se representan haciéndose un hueco en la historia entre todos los personajes históricos que los acompañan.  Se rodean de Karl Marx, Shirley Temple, Marilyn Monroe, Bob Dylan, Fred Astaire, Marlon Brando, Oscar Wilde, Marlene Dietrich, Albert Einstein, Edgar Allan Poe… entre otros muchos. Su pasado como ídolos juveniles está representado en las figuras de cera. A través de la portada estaban anunciando una nueva era y una evolución de sí mismos. Algunos ‘conspiracionistas’ ven en la portada el funeral de Paul, quien habría muerto poco antes.

Era una doble funda que incluía un recortable, toda una novedad discográfica, y fue la primera carátula que imprimió las líricas de las canciones. En 1968 el disco ganó cuatro Grammys, Álbum del Año, Mejor Álbum Contemporáneo, Mejor Ingeniería de Grabación y Mejor Portada de Artes Gráficas. Fue la primera portada de la historia en llevarse un Grammy.