Guerrilleras a la lucha por la igualdad

Ignacio Pérez y Astrid Otal//

Nadie conoce la identidad de las Guerrilleras Girls. Cuando se presentan, lo hacen a través de artistas fallecidas: Frida Kahlo, Beatrix Potter o Helen Frankenthaler; y cubren sus rostros con máscaras de simio. Se consideran las Robin Hood o las Batman femeninas: luchan para que el arte deje de ser discriminatorio. Por eso, su individualidad es indiferente, forman parte de algo más grande: un ideal.

Guerrilleras a la lucha por la igualdad

Guerrilleras a la lucha por la igualdad

Su primera aparición fue en 1985, en Manhattan. Esa mañana varios autobuses salieron a la ciudad con un cartel amarillo que decía: «¿Tienen que ir desnudas las mujeres para estar en el Met?». La razón: en el gran museo de Nueva York, únicamente exponían un 5% de mujeres artistas mientras que el 85% de los desnudos eran femeninos.

Su estilo es puro underground: carteles, parodias, humor y mucho descaro. Porque es necesario para una sociedad sexista que tiene, como lógica androcéntrica, un arte en el que impera la desigualdad. Entre sus argumentos se encuentra la cifra estadística que revela que el 70% de los licenciados en Bellas Artes son mujeres, y que, sin embargo, casi ninguna ocupa puestos de responsabilidad en instituciones culturales. El techo de cristal, esa superficie invisible que impide avanzar a las mujeres en su carrera profesional, genera consecuencias visibles.

Veintinueve años más tarde, el menosprecio es mucho más sutil. De puertas para afuera la misoginia parece haber cesado, puede que incluso no exista odio; pero en el interior colectivo sigue persistiendo la idea de que las mujeres son menos capaces, que en ciertos campos su obra tiene menos valor. Cobran menos, exponen menos, apenas ostentan cargos de poder. La igualdad social implica más que un voto en las urnas.

Y, sin embargo, como producto de deseo las mujeres siguen ocupando el primer puesto. Se las desnuda y se las expone a la mirada masculina con demasiada facilidad. De allí que las Guerrilleras Girls, derrochando ingenio, le pongan una camiseta a La maja desnuda; para ver si, vestidas, se les toma un poco más en consideración.

 Las formas de difusión de los conceptos cambian; pero la definición abstracta de belleza o estética se sigue encontrando en productos culturales. Las Venus actuales se muestran en el cine o en la publicidad. De ahí que las Guerrilleras Girls abarquen también estos sectores, además de la política.

El objetivo es dejar de ser una mujer fatal, o una sumisa-pasiva, o alguien que no puede dominar el ámbito público porque se le condena permanentemente al privado. Empoderamiento para conseguir los plenos derechos y libertades. La libertad de escoger a voluntad lo que cada mujer desee ser sin condicionamientos sociales. Repudiar la idea de que «Cien mujeres no valen lo que un solo testículo» Confucio.