VERANO DESASTROSO VII- De cuando El Club Desastre tuvo un verano a su medida

Silvia Laboreo y Mariano Millán//

Este es el último verano desastroso de la temporada. Después de mes y medio analizando los aspectos más tópicos y desastrosos de esta estación del año cada miércoles, nos tememos que quedan muchos flecos sueltos. Hemos diseccionado sin piedad las canciones del verano, hemos comentado las comidas estivales, las ciudades desiertas también han pasado por nuestra mirada crítica, la playa ya no tiene secretos para nosotros, podríamos hacer las maletas mejor que cualquier mochilero de Interrail e incluso hemos contado con las experiencias del mismísimo Dios.

Tras este repaso de lo más infernal del verano, hemos decidido tomarnos unas vacaciones- por fin-, y dejar esto del humor veraniego a profesionales del sector. No, no hemos cedido esta última entrada al dueño de cualquier chiringuito de Gandía, nos referimos a profesionales del humor. Y quién mejor para hacerlo que nuestros amigos del Club Desastre – ¿Lo pilláis? Club DESASTR-E, verano DESASTR-OSO… sí, necesitamos  esas vacaciones-.

Primero

Dicen que son un grupo de improvisación, pero seguro que actúan con premeditación y alevosía. También dicen que son de Zaragoza – y resulta que hay un británico -. El Juan Sebastian Bar es su guarida, donde trazan su modus operandi – que siempre es de risa-. Menudos elementos están hechos. Tres de ellos se han atrevido a hablar de sus veranos, desastrosos, cómo no. ¡Y qué desastre de veranos!

-Contadnos un trauma de verano, de esos que te marcan la infancia

MareadoRafa Blanca– Al ser de familia andaluza, hemos bajado todos los veranos a Andalucía -y lo sigo haciendo, obviamente-. Pero desde los 0 a los 10 años estuve vomitando en cada uno de los viajes; 700km cuando era un solo carril hasta Jaén, y más tarde con la autovía, toda llena de obras siempre. Viajes eternos y llenos de complicaciones. Eso era un trauma en sí mismo.

Diego Peña- La única vez que fui en ambulancia- y la última, espero-, fue en Santander. Estaba jugando al futbol en la playa con mi hermano mayor y me hizo una entrada criminal…vamos, que parecía un defensa del Sevilla ¡se merecía roja directa! Pero lo que dejó rojo, o más bien morado, fue un dedo de mi pie. Acudimos al socorrista con la idea de que pusiera una pomada o algo y, de repente, hace llamar a una ambulancia que viene al instante con la sirena a todo meter como si hubiera habido un salvamento de accidente. Me meten en la ambulancia, con el consiguiente flipe de toda mi familia y lo mejor -o lo peor-, es que la ambulancia camino del hospital se encontró con un choque de coches y lógicamente metieron a un señor con pinta de estar bastante grave a mi lado. Conclusión: una vez hice un viaje en ambulancia por Santander acompañado de un señor moribundo que no conocía de nada…sin yo tener nada más que un golpe en el pie.

Charly Taylor-Tuve que imaginar que las playas de la costa noroeste de Inglaterra eran limpias y agradables

– Para vosotros cuál sería el tópico más odioso del verano, ese que se debería eliminar pero que ahí sigue año tras año.

Rafa Blanca- Las colas para quitarse la arena en las duchas de la playa. Infernal, interminable momento. Evitando la charla con los de delante y detrás mientras intentas que no se te cuelen.

Diego PeñDigestióna-El que más me fastidiaba- por lo menos de crío-, era el de la digestión y el baño. Además iba cambiando: tan pronto eran dos horas como tres, si te metes poco a poco no pasa nada, lo importante es la nuca…Poneos de acuerdo primero, ¡que mientras tanto, yo os espero en el agua!

Charly Taylor– La operación bikini.

-El peor momento de todos los veranos es…

Rafa Blanca– Volver de las vacaciones. Tanto cuando vuelves tú, como cuando vuelven los demás y se llena Zaragoza otra vez de gente ¡con lo a gusto que se estaba solo!

Diego Peña– Cuando empieza a hacer frío y el verano se acaba. Soy muy fríolero y lo paso mal en invierno. Además declaro mi odio eterno a esas personas que dicen: pues el invierno es mejor, porque te pones ropa y se te pasa, pero en verano, por mucha que te quites sigues teniendo calor. ¡¡¡Biiiiiimbaaaaaa!!! cañonazo en la cara -como en los dibujos de Bugs Bunny, nada de violencia real, por favor-.

Charly Taylor-Las 13,45h cada 3 de agosto… si cae en martes.

Son sonados los amores de verano, pero ¿habéis tenido algún desamor de verano?

Rafa Blanca-El único desamor de verano que tengo es con el tinto de verano, acabo odiándolo. Durante unos meses, claro.

Diego Peña- Bastantes. Toda mi vida es una sucesión de desamores: de verano, invierno, primavera…he tenido desamores en todas las estaciones, hasta en la de Atocha. Qué triste.  ¡Pero eso es porque son todas unas personas con criterio!
Charly Taylor– Pues, no… no he tenido.

¿Cuál fue vuestro peor verano? ¿Por qué?

Rafa ultimo deff 5-01Blanca-Un año que me lo pegué trabajando en un bar para poder comprarme una guitarra eléctrica. No podía salir ni hacer nada guay y al final me acabaron pagando menos. Pardillo.

Diego Peña- Sin duda el de la selectividad porque un señor muy majo decidió que era mucho mejor para él que yo me pegara todo el verano estudiando latín y griego-  Que ni siquiera me entraba en selectividad, pero ya que estábamos, ¿¿por qué no??-, perdiéndome así un montón de planes en uno de los veranos más bonitos y recordados para todos.

Charly Taylor– Me quedé en Zaragoza el agosto pasado. No lo hagas.

– ¿Alguna experiencia de chiringuito de playa? De esas que se deberían olvidar.

Rafa Blanca-Curiosamente… no. No voy a los chiringuitos, siempre consigo que sean otros los que van y me traen la cañeja. Los chiringuitos molan, pero no son para mí. Son como las duchas que he mencionado anteriormente pero oliendo a frito.

Diego Peña- Alguna actuación más que alguna experiencia. Son actuaciones chulas porque acabo tirándome al agua e invitando a la gente que me siga…y alguna vez, ¡¡hasta algún loco me sigue!!

Charly Taylor– Compré hashish en Goa y la policía lo encontró. Tuve que pagar un soborno de 200 rupias. ¡Luego el poli nos devolvió el hashish!Policía

– ¿De qué canción del verano habéis acabado hasta las narices?¿Por qué?

Rafa Blanca-Boooooooooooooooommmba. En realidad todas las de ese señor. No puedo con él.

Diego Peña- De todas las que no haya hecho Giorgie Dann. Es el único, el mito. Nadie lo ha hecho como él…y ese pelo, ese movimiento al bailar, esos saltitos después de dar la vuelta…Tengo muy presente a Giorgie en todo lo que hago, de hecho una de las formas que utilizo para despedirme es  ¡y mañana…Giorgie Dann!

Charly Taylor-Tengo la suerte de no tener que escuchar música que no me gusta.

– ¿Nos podéis dar una conclusión de por qué los veranos no siempre son de color de rosa?

Rafa Blanca.-Los veranos hoy día son del color del filtro que le pongas en Instagram.Instagram

Diego Peña- Porque en verano te pones rojo del Sol y todo el mundo sabe que el rojo y el rosa no combinan.

Charly Taylor-En Inglaterra os daría la razón, pero después de 30 años de esperar a ver algo de Sol entre mayo y septiembre, no me quejo del verano español. Aún así, suelo irme un mes o dos a Inglaterra y Gales.

Anuncios