#ELBECARIO: día 2, año 0

Mariano Millán//

Nuestro becario sigue sus andanzas. Toma todas las precauciones posibles, se prepara bien cada cosa, apunta en su nueva libreta adquirida de propio para este puesto hasta la trayectoria del vuelo de la mosca que invade el total que está grabando pero, a veces, más bien muchas que pocas, mete la pata. Sí, todos somos mortales y los becarios los que más. Es así. Botones de REC que nunca fueron pulsados, interrogatorios de tercer grado a personalidades que carecen de nombre, plantillas prediseñadas fundamentales para el funcionamiento del medio de comunicación en cuestión que desaparecen por arte de magia -o por desastre de becario- o identidades cruzadas entre un concejal y un diputado. Estos son algunos de los sustos que aterrorizan a nuestro querido y recién estrenado personaje.

11865415_401852096677273_1381840026_o

Anuncios