Los medios, los altavoces del machismo

Paz Pérez, Berta Jiménez//

Parece que los medios aún no se han enterado del papel que juegan en la sociedad. O eso demuestran cada vez que cubren una noticia de violencia de género, y dedican tanto tiempo a las declaraciones de los vecinos diciendo: “era un buen hombre”, “siempre saludaba”. O cuando siguen empleando fórmulas machistas en sus titulares, o en los enfoques de las noticias -Tania Sánchez siempre será ya la novia o la ex de Pablo Iglesias y no una política por sí misma-. A todas estas fórmulas sutiles y encubiertas de fomentar la desigualdad de género (no por ello menos nocivas) se suma el discurso brusco y casposo del macho de siempre que lanza el mismo mensaje machista pero alto y claro. 

Viernes 5 de junio, Radio Marca:

– Desde que se fue del Madrid no le he visto jugar al fútbol. Por eso no sé si es adecuado o no. Pero Van de Vaart tuvo un problema de agresión a su mujer, vamos a ver si ahora vamos a formar un circo con Van de Vaart también. Se separó de su esposa…

– Hay que decir que ella reconoció que le había sido infiel -interrumpe nervioso Javier Mérida-

– Después de ponerle la cara bonita en una fiesta fin de año -sigue el otro locutor-. Vamos a tomarnos las cosas en serio-

– No sé cómo fue, pero que si con dos copas en una fiesta tu mujer…

– Javier, no. No termines de decirlo, porque es un disparate

– Si tú le pegas una “guantá”, eso no es una agresión ni es nada, vamos a dejarnos de tonterías. La que está besando al otro qué, lo está haciendo muy bien ¿no?

helados violencia de generoArgumentos como que si tu novia besa a otro se merece una buena “guantá” responden a los modelos de género, donde la mujer se desplaza a un segundo plano y se subordina a la voluntad del hombre. Si se porta mal, una bofetada para educarla mejor. ¡Qué se ha creído besando a otro! Como en aquellos tiempos del señor bajito y con voz afeminada que no consideraba un asesino al hombre que mataba a su mujer por haberle sido infiel.

A los energúmenos de este nivel, por desgracia, aún parece que tenemos que aguantarles unos años más. Sin embargo, no solo son estas declaraciones las que nos dejan helados… Lo de que “a veces es peor el remedio que la enfermedad” lo cumple a raja tabla El País en la noticia en la que el diario narra esta terrible intervención en Radio Marca. En apenas una linea cuenta que el futbolista había pedido disculpas públicamente por la agresión y seguidamente mezcla este suceso con unas declaraciones acerca de la relación con su pareja: “Nosotros somos los únicos culpables”. De esta forma, se vincula inevitablemente la agresión con una culpa compartida, y la culpa compartida con “asuntos de pareja”, y asuntos de pareja con “privado”. Y este precisamente es el problema de la violencia de género, que se sigue alimentando el mito de que estas agresiones pertenecen a la esfera privada, y los “trapos sucios se lavan en casa”.

Una bofetada no se justifica en ninguna ocasión, pero entendemos que es aún más grave cuando se da porque la mujer es menos persona y más sumisa. También es grave que los medios de comunicación todavía no hayan aprendido a lanzar un mensaje en el que una agresión por violencia machista sea enfocada como tal: que la noticia sea el escándalo que supone la agresión y no las disculpas de su agresor. El mensaje tiene que ser claro: la sociedad no perdona la violencia de género.

Anuncios