LA PORRA DE LOS OSCAR DE ZERO GRADOS

Daniel Calavera//

El pasado 15 de enero se dieron a conocer las nominaciones para los premios Oscar de este año. El gran hotel Budapest, la brillante y exquisita pieza de arte de Wes Anderson, y Birdman, la creación cinematográfica perfecta del año por obra y gracia de Alejandro González Iñárritu, parten como favoritas en número de candidaturas, con nueve cada una. Aunque la predilecta de la crítica y sectores más “dados al postureo” –por decirlo de alguna forma- es sin duda Boyhood, el experimento de 12 años que ha dado como resultado un buen film del creador Richard Linklater. A continuación, nos disponemos a deambular de la mano de Daniel Calavera por las principales categorías, aconsejando quizás o simplemente comentando las que cree deben ser las ganadoras y las que, muy posiblemente, venzan en las respectivas nominaciones.

MEJOR PELÍCULA

Pocas opciones tienen de hacerse con el codiciado premio que las hará pasar a la historia películas como La teoría del todo, Selma, El francotirador, The imitation game -gran apuesta de los todopoderosos Weinstein, los padrinos de Tarantino- o la más estimulante de esta primera tanda y posible ganadora del Oscar al mejor guion adaptado Whiplash. Mucho más fácil lo tienen las tres cintas anteriormente citadas, pues entre ellas queda la granhttppics.filmaffinity.comBoyhood_Momentos_de_una_vida-954973569-large.jpg batalla de la noche -no sólo en esta categoría, sino en casi todas las demás-. Birdman es perfecta. Quizás no narrativamente pero si técnica y artísticamente, sin duda. Sus grandes interpretaciones, arropadas por una fotografía -premio que debe ganar sí o sí- y puesta en escena geniales, hacen de ella una muy buena película.

Boyhood es, innegablemente, el título del año por muchos motivos: su punto de partida, innovador y que difícilmente puedan copiar otros realizadores sin ser tachados de oportunistas; su magnífico esbozo del paso del tiempo; el buen pulso de sus actores y del director, y su calculado montaje -más que seguro Oscar en este apartado– la hacen la más seria rival a batir de esta edición. Sin embargo, el poeta, escritor, pintor, además de un genio del encuadre y del cine, Wes Anderson, ha estrenado la que es su mejor película -y también, de lejos, la mejor del año-: El gran hotel Budapest. No me detendré a seguir alabándola como vengo haciendo desde que la vi, diré sencillamente que cualquiera que aprecie mínimamente una obra de arte debe verla.

Debería ganar: El gran hotel Budapest

Pero ganará: Boyhood

MEJOR ACTOR

Pocas veces un intérprete tan brillante como Benedict Cumberbatch (The imitation game) ha aterrizado tan meteóricamente en los medios y en el público en tan poco tiempo. Sin embargo, aún le quedan muchos años para regalarnos grandes y premiables interpretaciones.

Steve Carell (FoxCatcher) y Bradley Cooper (El francotirador) son tan buenos en todos los géneros en los que se embarcan que, quizás, se podría aventurar lo mismo de ellos. Pero es Eddie Redmayn (La teoría del todo) el que tiene mayor peso para hacerse con el premio pues su interpretación de Stephen Hawking se sabía posible vencedora en cuanto se conoció del rodaje de este biopic. Pero, casualidades del destino, un monstruo de la interpretación, un excelente e infravalorado actor llamado Michael Keaton, nos ha regalado la que es, por encima de cualquier evidencia del año, la actuación de su vida en Birdman. Declaro, sin echarme atrás, que si Keaton no gana el Oscar este año me desentenderé de estos premios para siempre.

Debería ganar y ganará: Michael Keaton por Birdman

httpwww.freepresshouston.comwp-contentuploads201411michael-keaton-in-birdman-movie-4.jpg

Michael Keaton en “Birdman”

MEJOR ACTRIZ

Felicity Jones (La teoría del todo), Rosamund Pike (Perdida) y Reese Witherspoon (Wild) pueden darse por satisfechas por haber llegado hasta la final. La que seguramente más merecería el premio este año es la excelente actriz gala Marion Cotillard por su interpretación dramática en la recomendable Dos días, una noche. Sin embargo, este es el año de Julianne Moore. Y punto. Si cualquier otra actriz hubiese asumido el rol de profesora que empieza a manifestar los primeros síntomas del alzhéimer en la película Siempre Alice habríamos pensado que era un papel diseñado para el Oscar, sin dar mayor mérito a una interpretación que pide premios a gritos. Pero con ella no. Es Julianne Moore, una de las mejores actrices vivas del planeta que aún no ha sido galardonada con la preciada estatuilla. Así que, en este caso, está permitido hacer justicia por encima de cualquier otra razón.

Debería ganar y ganará: Julianne Moore por Siempre Alice

Julianne Moore en "Siempre Alice"

Julianne Moore en “Siempre Alice”

MEJOR DIRECTOR

Richard Linklater (Boyhood) saldrá recompensado en la ceremonia de este año, eso está claro -apuesto, como casi todos, a que si su film no es el vencedor, él lo será en el apartado de “Mejor guion original”-. Bennett Miller seguramente tenga ya suficiente recompensa con la nominación por FoxCatcher, al igual que Morten Tyldum por The imitation Game. Y Wes Anderson lo merece, sin lugar a dudas, desde hace tiempo. Sin embargo, la labor de Alejandro González Iñárritu en Birdman es tan prodigiosa, precisa y admirable, a ojos técnicos y artísticos, que gana por goleada.

Debería ganar: Alejandro González Iñárritu por Birdman

Pero ganará: Richard Linklater por Boyhood

MEJOR ACTOR DE REPARTO

La nominación a Robert Duvall por El Juez nadie la discute, pero sirve más como pequeño homenaje a esta leyenda americana del cine que como reconocimiento por su papel. Ethan Hawke (Boyhood) y Mark Ruffalo (FoxCatcher) son dos intérpretes que, cada año que pasa, van a mejor. Si hay una actuación -acompasada a la perfección con el personaje escrito sobre el guion, de los mejores de este año- que merece ser oscarizada es la de Edward Norton en Birdman, pero Norton es un actor tan camaleónico y brillante, ya que es capaz de hacernos creer cualquier cosa que haga, olvidándonos de su nombre y viendo únicamente a su personaje, que no merece un Oscar a mejor actor de reparto, de eso nada. Norton lleva escrito su nombre en un Oscar a mejor actor principal desde que nos estremeció a todos con American History X. Y ese Oscar le llegará.

Este año el afortunado será J.K. Simmons, un intérprete que se lleva comiendo a quien se atreva a compartir plano con él desde hace mucho tiempo. Como buen secundario, roba escenas -de los mejores que hay ahora mismo- y su personaje en Whiplash solo es equiparable en tiranía y repulsión, como bien me señaló un buen amigo, al Sargento Mayor Hartman (R. Lee Ermey) de La chaqueta metálica.

Debería ganar y ganará: J.K. Simmons por Whiplash

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO

Patricia Arquette en una de las escenas de "Boyhood"

Patricia Arquette en una de las escenas de “Boyhood”

Casi todos los años hay una sorpresa en las categorías interpretativas y no sería nada raro que ocurriese en esta. Aunque la favorita es Patricia Arquette por Boyhood, que lo merece sin lugar a dudas, tampoco sería descabellado galardonar a dos grandes actrices sin Oscar como son Keira Knightley por The imitation Game o Laura Dern por Wild. De hecho es esta última la que más números tiene para robarle el honor a Arquette, no sólo por su interpretación, sino como en el caso de Julianne Moore, por hacer justicia. Aunque tampoco se aleja de posibilidades la cada vez más en alza Emma Stone que goza de un personaje bombón en Birdman dando la réplica a la perfección a todos sus compañeros de reparto. Obviamos las posibilidades de Meryl Streep por Into The Woods pues parece ya ser tradición su nominación cada año.

Debería ganar y ganará: Patricia Arquette por Boyhood

APARTADOS TÉCNICOS

En lo referente a los apartados técnicos, Interstellar -que merecía más atención en las categorías principales- quizás sea la triunfadora en casi todos. Al igual que El gran hotel Budapest, seguramente se lleve los correspondientes a “Dirección artística”, “Banda sonora” y “Diseño de vestuario”.

¿No sería genial que el gran creador de joyas Paul Thomas Anderson recogiese el Oscar a “Mejor guion adaptado” por Puro vicio? Pues no. No lo sería. Anderson merece arrasar con cualquiera de sus próximas creaciones como ya lo merecía con Pozos de ambición y, como ocurría con Edward Norton, eso está escrito y le llegará.

Ida es la más que presumible vencedora en el apartado de “Película de habla no inglesa” y, como “Película de animación”, Big Hero 6 quizás derrote a Cómo entrenar a tu dragón 2 después de que la mejor película de animación del año, La Lego película, haya sido eliminada de las cinco nominadas, algo incomprensible.

Este es el año de Boyhood, pero debería ser el año de El gran Hotel Budapest del que yo aún no he salido y en el que quiero quedarme más días, concretamente hasta el 22 de febrero.

Anuncios