ZUMO MÁGICO O CÓMO PROBÉ EL MDMA I

Texto e ilustraciones de Ismael López//

Go (1999) es una película más mala que la quina que nos previene de los riesgos del consumo del MDMA o el éxtasis. Los años han enterrado cualquier vestigio del metraje, y lo mismo han hecho con el M. Eclipsado por drogas más llamativas o con mayor literatura alrededor, el éxtasis ha quedado relegado a una sustancia de discoteca de polígono, pero no siempre fue así.

Hace unos meses moría Alexander Shulgin, apodado Sasha, uno de los grandes luchadores por la normalización de las drogas de fama mundial. Shulgin murió con 88 años, después de haber creado y perfeccionado más de 150 sustancias psicoactivas con fines recreativos. Entre ellos estaba el MDMA, inventado en 1912 pero sacado a la luz por Sasha a finales de los 70.

Con motivo de la muerte de su padre adoptivo decidí experimentar con una dosis. El M pega fuerte. Sabe a la decadencia de los 80 que yo no llegué a conocer. En este cómic narro el particular viaje que tuve una memorable noche de verano que me costó la más terrible de las resacas.

Esta es la primera parte de mi crónica gráfica. La segunda entrega de Zumo Mágico vendrá el martes.

Zumo Mágico, Ismael López

 

Zumo Mágico, Ismael López

 

Zumo Mágico, Ismael López

 

Continuará…

Anuncios