Pepelu, el nombre del BA-LON-CES-TO

heladossss

Jorge Calleja//

El entrenador de baloncesto José Luis Abós protagonizaba la noticia más triste de la jornada del pasado lunes. Pasadas las diez de la noche, se confirmaba su fallecimiento tras varios meses de lucha contra un cáncer de estómago. “Pepelu”, como se le conocía cariñosamente, se había marchado a sus 53 años.

Jose Luis Abós

Jose Luis Abós

Nos ha dejado helados porque… ¿Cuántas personas dentro del deporte profesional han tenido alguna mala palabra sobre Abós? La respuesta es pocos o ninguno; y no es casualidad. José Luis Abós siempre se ha mostrado como un caballero tanto en la victoria como en la derrota. Sin salidas de tono, sin polémicas, quedando bien con todo el mundo. Siempre atendía a los medios de comunicación del equipo rival si así lo solicitaban minutos antes del partido, y con los aficionados mostraba su cara más amable, la que exhibía día a día.

Pepelu” se ha ido pero deja un legado grandioso del que se puede aprender una lección que sirve no solo para el baloncesto, sino también para todos los ámbitos de la vida: “Trabajar en equipo”. Una frase que solía mencionar en los tiempos muertos, ya que su filosofía se basaba en pensar en el colectivo antes que en los intereses personales, y así lo entendieron sus jugadores; y así llegaron los éxitos. Unos éxitos que implican que ahora Zaragoza vuelva a ser sede del baloncesto europeo de máximo nivel, cuando solo 5 años atrás, Abós se había encontrado con un equipo que acababa de descender a la LEB y que se había ido resquebrajando poco a poco. José Luis y su “hermano” Willy Villar lo han construido todo desde cero, y la marea roja ha podido disfrutar de los Play Off, la Copa del Rey y la Eurocup gracias a ellos.

La humildad por bandera era otra de sus señas de identidad. A la vez que exigía a sus jugadores, les dejaba llevarse todo el mérito y la gloria. Los caístas no olvidan la rueda de prensa que hubo  tras el mayor hito del club en la historia: acceder a las semifinales del Play Off de 2013. Ahí, “Pepelu” pronunció unas palabras que ya forman parte de las páginas doradas del baloncesto nacional “Estoy tremendamente orgulloso de entrenar a estos jugadores, tienen unas ganas de trabajar y una ambición que nunca antes había visto. A ellos les debo todo lo que he conseguido”. Las gestas de este gran entrenador no han pasado desapercibidas, y por ello se ha llevado merecidamente diversos reconocimientos del Ayuntamiento de Zaragoza, la Diputación Provincial de Zaragoza o la revista Gigantes del Basket.Nada más conocerse su fallecimiento, personalidades del mundo del baloncesto, del deporte y la política, elogiaron su figura como se merece. Ahora somos nosotros, los redactores y colaboradores de Zero Grados, quienes rendimos nuestro particular homenaje para don José Luis Abós García, un ejemplo a seguir.

Anuncios